Pharmadiet Veterinaria: Perros y Otitis externa: Cómo cuidar de sus oídos

Perros y Otitis externa: Cómo cuidar de sus oídos

La audición en los perros representa uno de los sentidos más desarrollados que éstos poseen. Los perros tienen más del doble de capacidad de escucha comparado con los humanos. Por esta razón, el oído es un órgano bastante sensible.

La otitis externa es una alteración ótica muy común en los perros, se trata de una inflamación del conducto auditivo externo la cual puede llegar a ser muy molesta para nuestra mascota y que debemos controlar para prevenir y para asegurar su bienestar.

Hay diversos tipos de factores que causan esta alteración. Es importante conocer estos factores y ponerles atención ya que así ayudaremos a prevenir en cierta medida esta otitis en nuestra mascota

1. Causas primarias: son aquellas que pueden provocar la otitis por sí sola, algunas de ellas son:

  • Ácaros: El principal ácaro responsable de otitis en perros es el Otodectes cynotis. Otros también muy comunesson el Demodex y el Sarcoptes scabiei. Éstos se caracterizan por su color marrón oscuro y su olor.
  • Alergias: Que nuestro peludo sufra algún tipo de alergia es más común de lo que nos pensamos. Ésta puede desencadenar en una infección y, por tanto, en una otitis.
  • Cuerpos extraños: Los perros que viven o que paseen frecuentemente por zonas de campo tienen más probabilidad de que se les quede, por ejemplo, algún tipo de planta dentro de su conducto auditivo.
  • Otras causas: Reacciones a productos tóxicos, enfermedades, infecciones, problemas de raíz endocrina también pueden ser causantes de otitis en perros.

 2. Causas perpetuantes, hacen referencia a aquellos agentes que provocan infecciones bacterianas producidas por bacilos, levaduras y cocos, que impiden que nuestra mascota supere definitivamente la molestia.

3. Causas predisponentes (del entorno), condiciones que favorecen la aparición de la otitis. Como, por ejemplo, ambientes húmedos, temperaturas elevadas, la forma de las orejas, si éstas son muy caídas serán más vulnerables, igual que la forma del conducto, si es muy estrecho será más desfavorable, como es el caso de los Shar Peis.

Una vez ya se han tenido en cuenta todos los factores que pueden favorecer la aparición de la otitis externa, debemos estar atentos a los diversos indicadores propios de esta molestia.

Algunos de los síntomas más comunes son:

  • Picor
  • Sacudidas
  • Ladeo de cabeza
  • Rascado de orejas excesivo
  • Mal olor o secreciones
  • Caída de la oreja
  • Cambios en el comportamiento de la mascota.

Si detectamos alguno de estos indicadores, es imprescindible acudir a nuestro veterinario de confianza para revisar su salud ótica.

También podemos ayudar a prevenir esta infección cuidando de los oídos de nuestras mascotas:

  1. Mantener una correcta higiene ótica. Se debe limpiar cuidadosamente el orificio ótico al menos una vez en semana, siempre de forma superficial, sin llegar al interior del oído, ya que puede ser contraproducente.
  2. Comprobar que los oídos no tienen demasiada secreción.
  3. Evitar que la zona se quede húmeda después del baño o del contacto con el agua, secando muy bien el oído y su alrededor.
  4. Mantener una alimentación adecuada para evitar alergias que puedan estar relacionadas con la otitis.
  5. Acudir al veterinario periódicamente para revisar la zona.
  6. Uso de soluciones óticas para la correcta limpieza de la zona.
  7. Evitar usar productos que no hayan sido recomendados por el veterinario.
  8. Nunca limpiar la zona con bastoncillos de algodón.
  9. No probar remedios caseros.

Para mantener una correcta higiene ótica, debemos saber que existen diversas soluciones en el mercado. Algunas de estas soluciones pueden ser más completas que otras en función de los nutrientes que contengan sus fórmulas. Además de ingredientes que ayuden ante microorganismos como por ejemplo la N-acetil cisteína, el ácido bórico o el gluconato de zinc, es importante que dichas fórmulas también contengan nutrientes con acción hidratante como el ácido hialurónico y nutrientes que ayuden a eliminar el mal olor que a veces se genera, como el aceite del fruto del citrus limón. Antes de escoger el producto, tratemos siempre de apoyarnos en nuestro veterinario de confianza quien nos recomendará la mejor alternativa a usar, según las necesidades requeridas.

Con toda esta información y trucos, seguro que conseguirás que tu perro tenga una correcta y completa salud ótica. Es importante tener y mantener una rutina de higiene para ayudar a prevenir futuras problemáticas en nuestros peludos. De esta manera conseguiremos que nuestro perro esté plenamente sano, más contento y listo para seguir escuchando todo aquello que queremos contarles.

¡Te animamos a que descubras nuestra gama de productos de salud ótica!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba