Oruga procesionaria: Todo lo que debes saber

Tiempo de lectura: 2 minutos

¿Has oído hablar alguna vez de la oruga procesionaria? ¡Mantente alerta porque es una amenaza para nuestros peludos!

Con la llegada del buen tiempo y las altas temperaturas, la oruga procesionaria prolifera en campos y parques y supone un peligro para nuestros peludos. Los expertos recomiendan evitar el contacto directo con este insecto a toda costa, ya que puede causar enfermedades o incluso puede ser mortal para los perros. Así que si sales a pasear con tu amiguito en zonas de pino, parques o jardines es importante que prestes atención a tu perro, para que no se acerque a esta oruga tan peligrosa.

¿Qué es la oruga procesionaria?

La oruga procesionaria es un insecto que supone una plaga en los bosques de pino y son consideradas el insecto defoliador más importante de los pinares españoles. Esta oruga está cubierta por 600.000 pelos urticantes blanquecinos que son los que provocan las desagradables y peligrosas reacciones alérgicas. Dichos pelos tienen púas que contiene una toxina responsable al efecto irritante en caso de contacto. Además, si la oruga procesionaria se siente amenazada puede disparar estos pelos y el viento puede arrastrarlos a una distancia de hasta 200 metros.

Este insecto puede crecer hasta cinco centímetros y se mueve en forma de procesión, es decir, que las orugas van una tras las otras.

¿Por qué es tan peligrosa?

Nuestros peludos son especialmente vulnerables a este insecto, ya que, si se comen la oruga, se tragan todo el tóxico que contienen, con lo que nuestro animal puede padecer grandes problemas de salud como una necrosis en la garganta y la lengua o incluso problemas digestivos graves.

En algunos casos, puede llegar a causar la muerte por el contacto con esta oruga, por lo que es importantísimo darse cuenta a tiempo si nuestra mascota entra en contacto con ella para evitar el roce directo.

¡En caso de contacto o ingesta, es importante acudir inmediatamente al veterinario!

Principales síntomas

Si los pelillos de las orugas entran en contacto con las mucosas o con los ojos de nuestra mascota, los síntomas leves suelen ser:

  • Picores
  • Urticarias
  • Sensación de quemazón
  • Conjuntivitis en los ojos
  • Reacciones alérgicas en las vías respiratorias
  • Fiebre o fatiga

En caso de que nuestro amigo toque directamente a la oruga puede provocarle:

  • Hipersalivación
  • Irritación
  • Falta de aire
  • Ampollas
  • Rascado e inflamación
  • Nerviosismo
  • Vómitos
  • Malestar general

En la peor de las situaciones, si tu peludo ingiere a la oruga y no se acude a tiempo al veterinario, puede provocar el fallecimiento a causa de intoxicación.

Prevención

Para evitar el contacto con procesionarias en perros es recomendable seguir unas medidas de prevención como:

  • Mantenerse alejado de las zonas de riesgo
  • Llevar al perro con correa
  • Procurar que no olfatee
  • Estar alerta en todo momento de tu peludo para que no ingiera la oruga

¿Qué hacer si mi perro entra en contacto con la oruga?

Ahora que ya conoces los efectos que puede provocar el contacto de una oruga en tu peludo, es imprescindible saber qué hacer en el peor de los casos.

1. Retirar con cuidado la oruga procesionaria del pelaje de nuestro perro, sin utilizar las manos, siempre con guantes

2. Lavar con abundante agua fresca y limpia la zona afectada

3. No frotar, manipular ni hacer presión a las posibles heridas

4. Acudir de inmediato al veterinario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba