Niños y mascotas: el vínculo afectivo más real

Tiempo de lectura: 2 minutos

Cada 15 de abril se celebra en España el Día del Niño, una fecha especial para celebrar con los más pequeños. Con tal de promover sus derechos e impulsar su bienestar, una buena manera de celebrar su día es compartir tiempo de calidad con ellos, dedicarles toda la atención y el amor que se merecen, afianzar los lazos y respetar siempre sus valores y necesidades. 

En el post de hoy, queremos destacar el vínculo afectivo que se establece entre niños y mascotas. Su relación es única y muy especial, ya que los animales pueden llegar a convertirse en sus mejores amigos. ¿Sabías que tener una mascota desde pequeño puede potenciar aspectos emocionales y cognitivos? ¡Sigue leyendo y descubre todos los beneficios!

A nivel cognitivo y psicológico

  • Refuerzan su personalidad
  • Son capaces de asumir responsabilidades y obligaciones
  • Favorecen su integración social y socialización
  • Incrementan su autoestima
  • Reducen el estrés y la ansiedad
  • Combaten el sentimiento de soledad
  • Superan miedos
  • Reducen la tristeza
  • Mejoran su integración familiar
  • Mejoran su destreza motora, interacción verbal y aumentan la atención y memoria
  • Mejoran su comportamiento y malos hábitos o actitudes

A nivel emocional

  • Estimulan su imaginación, aprendizaje y curiosidad
  • Desarrollan valores como la empatía, el compañerismo y la lealtad
  • Son conscientes del cuidado y el respeto hacia los otros y hacia los animales
  • Se convierten en niños más abiertos y sociales
  • Son más fuertes emocionalmente
  • Reciben cariño mutuamente
  • Son más comprensivos, solidarios y atentos

A nivel físico

  • Una mascota en casa, ayuda a seguir una vida sana y saludable
  • Los niños practican ejercicio de manera habitual
  • Mejoran su calidad de vida
  • Reducen el sedentarismo
  • Realizan la actividad que más les gusta: jugar
  • Crecen sanos y felices
  • Gozan de un sistema inmune más fuerte, ya que entran en contacto con microorganismos del mundo exterior y están más protegidos ante la posibilidad de padecer alguna enfermedad infecciosa

Aunque los más pequeños y las mascotas suelen convivir sin problema, no debemos olvidar tomar precauciones básicas para evitar posibles problemas. Lo primero a tener en cuenta es que los animales se rigen por sus instintos, y, aunque no son agresivos porque sí, es posible que se produzcan situaciones de incomodidad y malestar y actúen en consecuencia. Es por eso que, con la llegada de un peludo en casa, la primera regla es estar siempre alerta y no dejar al niño solo con su mascota hasta que ambos sepan interactuar entre ellos.

Por otro lado, es importante hacerle entender al niño que el animal no es un juguete, que es diferente a nosotros, y, por tanto, si no está dispuesto a jugar, necesitará su espacio y hay que respetarlo.

Por último, es vital controlar por encima de todo la salud del peludo, llevándolo al veterinario con frecuencia para asegurar su bienestar y el de toda la familia.

Así pues, queda demostrado que, ¡tener una mascota es lo mejor que puedes hacer por un niño, celebra su día con un amigo mascotil!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba