¿Los perros también padecen infecciones de orina?

Tiempo de lectura: 2 minutos

Sí, los perros también pueden padecer infecciones de orina. La infección de orina o cistitis es una inflamación de las vías urinarias, generalmente, por causas infecciosas de origen bacteriano. Muchas veces los perros padecen esta patología sin que el dueño se dé cuenta, por ello, hay que conocer sus causas, síntomas, para así poder ayudar a nuestro peludo a prevenir este tipo de infecciones.

Causas

La cistitis en perros suele aparecer con más frecuencia en hembras que en machos, aun así, puede presentarse también en perros machos y también en cualquier etapa de su vida, tanto si son perros jóvenes como seniors. Al igual que muchas otras patologías, ésta puede ser clasificada como aguda o crónica.

¿Qué puede originar la cistitis?

  • Cálculos urinarios como los cristales de oxalato.
  • Diabetes y otras enfermedades del metabolismo.
  • Problemas en el aparato reproductivo de las hembras.
  • Insuficiencia renal.
  • Vejez.
  • Razas más propensas a padecer piedras en las vías urinarias como el Schnauzer en miniatura, caniche, bichón frisé y cocker spaniel. En este caso deben llevar una dieta especial.

Signos de que tu perro padece cistitis

  • Orina dentro de casa. Si un perro está educado a realizarlo fuera de casa y tiene algún accidente, habrá que vigilar que no se trate de infección de orina, sobre todo si se trata de cantidades pequeñas.
  • Presencia de sangre en la orina.
  • Dolor, puede haber dificultad para hacer sus necesidades, incluso lloros y quejidos.
  • Orina con frecuencia, pequeñas cantidades y de forma muy frecuente.
  • Color, suele ser más oscuro y turbio.
  • Fiebre.
  • Inquietud y nerviosismo.
  • Pérdida del apetito.

Si detectas alguna de estas señales no dudes en acudir a tu veterinario.

¿Cómo tratarla?

Como hemos mencionado, hay que acudir a un veterinario para que pueda diagnosticar qué le ocurre a tu mascota y en caso de ser cistitis, recetar los antibióticos e antiinflamatorios necesarios o aquella terapia que establezca el veterinario. No obstante, podemos contribuir a través de una correcta alimentación e hidratación a nuestro peludo, vigilando y moderando el consumo de alimentos con determinados minerales como el calcio, fósforo y magnesio que puede provocar la formación de cristales y empeorar la situación de tu mascota.

También será necesario vigilar que tu perro orine frecuentemente para facilitar la limpieza de la uretra y la expulsión de posibles bacterias. Éstas se encuentran en el entorno del perro, cada vez que nuestro peludo orina las bacterias son expulsadas. El problema reside en perros que no orinan con suficiente frecuencia y por lo tanto, crean un ambiente en su organismo más propenso a esta tipología de infecciones.

Prevención, un factor clave

Para prevenir estas infecciones hay que permitir que el perro salga frecuentemente a la calle (entre 3 y 4 veces) para poder orinar, además de proporcionarle agua limpia para hidratarse y llevar una dieta compuesta por vitamina B6, B12 y ácido fólico. La quercetina también nos puede ayudar a proteger las células renales.

¡Te animamos a que descubras nuestra gama de productos de salud renal!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba