Pharmadiet Veterinaria: Insuficiencia renal en perros y gatos: Cómo identificarla, mitigarla y prevenirla

Insuficiencia renal en perros y gatos: Cómo identificarla, mitigarla y prevenirla

Al igual que para el ser humano, los riñones también son uno de los órganos más importantes en nuestras mascotas. Éstos les ayudan a filtrar la sangre para así, eliminar residuos tóxicos a través de la orina. Cuando este sistema de filtración falla, la sangre acumula sustancias tóxicas, aumenta la concentración de creatinina y urea y el organismo se ve afectado. Una de las alteraciones renales más comunes que puede padecer nuestra mascota es la insuficiencia renal.

Esta insuficiencia se traduce como la incapacidad que tienen los riñones de llevar a cabo correctamente su función filtradora. En ocasiones, esta insuficiencia se agravaba en peludos sénior ya que, debido a su avanzada edad, pueden presentar además otras alteraciones. Según la gravedad y el tiempo, se distinguen dos tipos de insuficiencia renal: la aguda y la crónica.

Tipos de insuficiencia renal
  • Insuficiencia renal aguda: se caracteriza mayoritariamente por una reducción del funcionamiento de los riñones en un breve periodo de tiempo. Ésta puede ser reversible. Tenemos que estar muy atentos ya que si no se detecta a tiempo puede derivar en una insuficiencia renal crónica.
  • Insuficiencia renal crónica: se considera crónica cuando la reducción del funcionamiento renal es superior al 70% y las nefronas se han sustituido por tejido cicatricial, lo cual es irreversible. Es más extensa y complicada y puede durar semanas, meses e incluso años.

Las causas pueden ser variadas, aunque la principal es la edad avanzada de la mascota. Otras causas pueden ser, deterioro de la función renal por enfermedades congénitas, enfermedades infecciosas o parasitarias como la leishmaniosis, o enfermedades metabólicas como la diabetes. Mayoritariamente afecta más a los gatos, pues estos tienen una dieta basada en altas cantidades de proteínas y para eliminarlas deben realizar más esfuerzos digestivos y renales.

Síntomas de insuficiencia renal

Algunos de los síntomas de la insuficiencia renal aguda son:

  1. Vómitos: la toxicidad puede afectar al estómago y como consecuencia irritar y dañar la mucosa.
  2. Desorientación: cuando el riñón no logra filtrar las sustancias nocivas, éstas se acumulan en la sangre y pueden intoxicar a nuestro peludo, ya que llegan a todas las partes del organismo. Podremos observar que nuestra mascota presenta dificultades para coordinar sus movimientos.
  3. Letargo y tristeza: nuestra mascota no tendrá ganas de jugar e interactuar.
  4. Inapetencia y anorexia: perder el apetito es un síntoma de que nuestro animal de compañía no se encuentra bien, y en el caso de la enfermedad renal, es un síntoma típico.
  5. Deshidratación: podemos observar que nuestra mascota apenas orine u orine muy poco (anuria u oliguria) o por el contrario orine de forma excesiva (poliuria).

Algunos de los síntomas de la insuficiencia renal crónica son:

  1. Poliuria: podemos observar que nuestra mascota orina de manera más frecuente.
  2. Polidipsia: si observas que tu mascota tiene más necesidad de beber agua para no deshidratarse.
  3. También se pueden observar vómitos, mal aliento, úlceras en la boca, pérdida de peso.

El diagnóstico es esencial para poder posteriormente tratar a nuestra mascota de la manera más adecuada. Debemos confiar en el profesional veterinario, puesto que es quien podrá realizar las pruebas médicas necesarias para poder detectarla, como un análisis de sangre y orina e incluso a veces ecografías.

Cómo mitigarla y prevenirla

Si finalmente se detecta que nuestro peludo está padeciendo una insuficiencia renal, será el veterinario quien nos informe sobre ello y nos indique las pautas a seguir. Según la edad de nuestra mascota y en qué momento de la afección se encuentre seguiremos unas pautas u otras.

Ofrecer a nuestras mascotas una alimentación adecuada y con unos niveles bajos de sodio y fósforo ayudará a su bienestar general.

Además de una dieta adecuada, es igual de interesante confiar en el poder de los nutrientes presentes en algunos complementos alimenticios:

Nutrientes como el ácido fólico y las vitaminas B6 y B12 pueden ser de ayuda para restablecer sus niveles en el organismo ya que durante esta alteración se pueden ver disminuidas sus cantidades. Además, nutrientes con acción antioxidante como la Quercetina y el Polygonum cuspidatum rico en resveratrol, ayudan a nutrir y proteger a las células renales del estrés oxidativo. Por último, el aporte de ácidos grasos poliinsaturados es también beneficiosos para el riñón.

Mantener controles anuales con nuestro veterinario de confianza es básico para poder prevenir futuras alteraciones en nuestros perros y gatos.

Gracias a todas las especificaciones mencionadas, vigilando de muy cerca a nuestro peludo, y siempre con la ayuda de un profesional, podremos ayudar a que tenga una actividad renal saludable.

¡Te animamos a que descubras nuestra gama de productos de salud renal!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba