Consejos para mantener la calma de tu mascota la noche de San Juan

Tiempo de lectura: 3 minutos

Para nuestros peluditos, la noche de San Juan es una de las más complicadas y largas del año. Los humanos celebramos esta fecha como el inicio de verano y la noche más corta del año, sin embargo, para nuestros amiguitos no es para nada motivo de celebración.

Mientras los amantes de esta celebración disfrutan entre hogueras y petardos, la mayoría de las mascotas están atemorizadas en sus casas, se estresan ante los ruidos fuertes y presentan síntomas de ansiedad y pánico. Es la época en la que se escapan y se pierden más perros y gatos asustados por el ruido de los petardos.

En este artículo os dejamos algunos consejos básicos para mantener la calma de tu mascota la noche de San Juan y garantizar al máximo su bienestar.

¿Por qué el ruido de petardo espanta a mi mascota?

Muchos perros y gatos no están acostumbrados a ruidos fuertes y los petardos pueden resultar muy molestos para ellos e incluso pueden provocar grandes problemas.

Una de las principales causas del miedo en nuestros amiguitos son los ruidos intensos que provocan los petardos, debido a su gran capacidad auditiva, ya que tienen este sentido muchísimo más desarrollado que nosotros, por eso perciben los sonidos que son totalmente inaudibles para nosotros de una forma más potente y exagerada.

Además, no sólo registran sonidos cuando están despiertos, sino que también lo hacen cuando duermen. Para intentar evitar este miedo, es recomendable habituar a nuestra mascota a ruidos desde bien pequeños de forma progresiva y relacionarlos con ambientes para que entiendan que no se encuentran en peligro.

¿Cómo puede reaccionar mi mascota ante el miedo?

Ante situaciones de miedo y nerviosismo, nuestras mascotas pueden actuar de diferentes maneras:

  • Intento de fuga: Los ruidos fuertes pueden provocar que las mascotas salgan corriendo y no parar hasta que el ruido cese o quede alejado. 
  • Cambios de comportamiento: Es posible que, ante situaciones de pánico, nuestros peluditos actúen diferente a lo habitual. Puede ser que estén más agresivos, pueden orinarse en lugares no habituales, pueden sufrir ataques de pánico y estrés…
  • Cambios en la alimentación: Puede ser que reduzca la cantidad de alimento ingerido, incluso pueden dejar de comer. En ningún caso le obligues a comer si no quiere, esto podría empeorar la situación.

¿Cómo puedo ayudar a mi mascota?

A continuación, te facilitamos algunos tips básicos a tener en cuenta que pueden ayudarte a tranquilizar a tu peludito:

  1. Cerrar ventanas y bajar persianas. Para intentar mitigar los ruidos del exterior e incluso para evitar que tu mascota se escape por la ventana o el balcón ante una situación de estrés y pánico.
  2. Dejar que tu mascota escoja el lugar de la casa donde se sienta más segura. Cuando los perros y gatos sienten peligro y miedo, tienden a esconderse en un lugar oscuro y pequeño para sentirse más seguros.
  3. Mantener la calma y actuar con normalidad. Evita la excesiva atención ya que puede reforzar el miedo en tu mascota. Es mejor actuar con normalidad para que tu amiguito se calme más fácilmente. En ningún caso lo regañes, esto podría complicar la situación.
  4. No lo dejes solo. Si tu peludo lo pasa realmente mal debes estar a su lado para protegerlo y hacerlo sentir seguro. Además, evitarás que se autolesione o se escape ante situación de pánico.
  5. Evitar los paseos horas antes de la fiesta. Recomendamos hacer salidas cortas y cerca de casa por si siente miedo y desea volver a casa. No debemos llevarlo suelto ese día y es mejor sacarlo a pasear cuando no haya ruido.
  6. Abundante agua. Es importante administrarle abundante agua durante esa noche, ya que los niveles de estrés y nerviosismo fomentan que nuestra mascota beba más agua de lo habitual.
  7. Ofrécele alimentos complementarios: Existen alimentos complementarios con nutrientes que ayudan a favorecer un adecuado comportamiento. Algunos nutrientes que pueden ayudar son, por ejemplo, el triptófano, un aminoácido esencial precursor de la serotonina y de la melatonina y presente en muchos alimentos utilizado para ayudar a reducir la agresividad y a la regulación del sueño. Por otro lado, la pasiflora y la valeriana son conocidas plantas que tradicionalmente se utilizan para ayudar a promover una conducta reposada y relajada y a favorecer el inicio, el mantenimiento y la calidad del sueño; todos ellos le proporcionarán una producción de serotonina y, por tanto, le ayudarán a relajarse.
  8. Acudir a tu veterinario en situación extrema. Si ves que tu peludo está padeciendo más de lo normal y no consigues calmarlo, es importante que acudas a tu veterinario de confianza para que te indique la mejor forma de actuación en estos casos.

¡Te animamos a que descubras nuestro producto de salud comportamental !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba