Golpes de calor y cómo evitarlos

Tiempo de lectura: 2 minutos

Al igual que nosotros, nuestros perros y gatos también pueden sufrir golpes de calor durante la época de verano. Las temperaturas a las que se llegan son muy altas y nuestras mascotas tienen que soportar aún más estos fuertes calores que pueden llegar a ser muy peligrosos para ellos, si no les ofrecemos el cuidado que debemos.

En el siguiente artículo os explicamos qué es un golpe de calor y cómo evitarlos.

¿Qué es un golpe de calor? ¿Cuáles son los síntomas?

Cuando hablamos de golpe de calor nos referimos a la hipertermia, es decir, una subida de la temperatura corporal. Los perros no sudan, sino que eliminan el calor a través del jadeo, la trufa o las almohadillas y a través de zonas poco peludas como el abdomen, por lo que podremos identificar si nuestro peludo está pasando mucho calor a través de su jadeo.

La temperatura normal en los perros oscila entre los 38ºC y 39ºC, un golpe de calor puede aumentarla hasta los 42ºC.

Los síntomas de un golpe de calor son:

  • Respiración muy rápida y forzada.
  • Dificultad a la hora de moverse.
  • Mareos.
  • Aumento de salivación.
  • Mucosas y lengua de una tonalidad azul.

Si tu mascota presenta algunos de estos síntomas acude urgentemente a tu veterinario ya que puede suponer una situación muy grave.

¿Cómo podemos evitar un golpe de calor?

En esta época hay que tener mucho cuidado con las horas más calurosas y evitar realizar los paseos durante éstas. Os presentamos algunas precauciones para tener en cuenta:

  • Tener siempre agua fresca a disposición de nuestro peludo.
  • Que residan en lugares con sombra, amplios y ventilados.
  • Darles de comer a primera o última hora, sobre todo si han realizado grandes esfuerzos o si se trata de horas con altas temperaturas.
  • Realizar los paseos a primera y última hora, evitando las más calurosas.
  • Evitar ejercicio intenso.
  • No dejarlos en lugares cerrados y con poca ventilación como el coche.

¿Quién tiene más riesgo de sufrir golpes de calor?

Hay que tener en cuenta que por edad, pelaje o raza hay perros que pueden ser más propensos a sufrir golpes de calor.

  • Los más jóvenes y seniors.
  • Perros con enfermedades respiratorias o cardíacas.
  • Las razas braquicéfalas como bulldogs, boxers, carlinos, persas…
  • Animales con obesidad.
  • Animales con pelaje oscuro y corto.

¿Qué consecuencias puede tener un golpe de calor para mi mascota?

Un golpe de calor puede conllevar múltiples problemas en nuestro peludo, no solo en el momento del golpe de calor, sino que también suelen aparecer después. Como, por ejemplo:

  • Problemas respiratorios.
  • Problemas cardiovasculares.
  • Daños musculares
  • Hemorragias.
  • Problemas cerebrales por la acumulación de líquido en algunos espacios del cerebro.

Durante las altas temperaturas estivales hay que tener en cuenta todos los factores que pueden alterar la temperatura corporal de nuestra mascota y debemos llevar unos buenos hábitos para evitar golpes de calor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba