¿Cómo limpiar los oídos a tu gato?

Tiempo de lectura: 3 minutos

Tener y mantener una buena higiene de los oídos de tu gato es muy importante para prevenir y evitar futuros problemas.  Las orejas son una parte clave en el lenguaje corporal de los gatos, ya que, gracias a sus 32 músculos podemos conocer e identificar las diferentes expresiones de nuestro felino.

¿Es importante la limpieza auricular de mi gato?

Los gatos son popularmente conocidos como uno de los animales más limpios y pulcros, debido a su habitual (casi 4 horas al día) y propio aseo. Por lo que generalmente, sus oídos ya se mantienen sanos y limpios y, a diferencia de los perros, no es necesaria una constante y regular limpieza. Sin embargo, pueden aparecer restos de suciedad, pequeñas heridas u observar que nuestro gato padece de picores, lo cual nos indicará que hay algún problema en su oído, por lo que, si detectas suciedad acompañada de ciertos signos relacionados con el oido de tu felino, te aconsejamos que acudas a tu profesional veterinario para pueda revisarle.

¿Qué señales me puede dar mi bigotudo?

Muchas veces podemos intuir que nuestro gato está teniendo problemas en los oídos por su comportamiento. Estas son algunas señales que debes tener en cuenta:

  • Se rasca la oreja frecuentemente.
  • Inclina o sacude la cabeza.
  • Tiene los oídos sensibles.
  • Mal olor en los oídos.
  • Secreción de sustancias amarillas o negras o incluso sangre.
  • Pérdida de audición.

Si tu gato muestra alguna de estas señales no dudes en llevarlo a un veterinario.

¿Cada cuánto debo limpiar las orejas a mi gato?

Tal como hemos comentado, a diferencia de los perros, la limpieza en los gatos puede ser menos regular y constante, por ello, debería realizarse una vez cada dos semanas o siguiendo las instrucciones que tu veterinario haya indicado. Esta rutina ayudará a evitar la acumulación de cera, ácaros o posibles infecciones que puedan cursar en su interior.

Limpieza de oídos de tu gato paso a paso

Para realizarla, necesitarás un limpiador de oídos para felinos, a poder ser, una solución ótica que contenga ingredientes que ayuden principalmente a la hidratación y protección de la piel para evitar posibles infecciones. Algunos de estos ingredientes pueden ser, por ejemplo, el ácido hialurónico con capacidad hidratante, la N- acetilcisteína, con propiedades antiinflamatorias, mucolíticas y antioxidantes, el ácido bórico con acción secante y el gluconato de zinc, que pueden actuar frente posibles infecciones.

No obstante, a continuación, os explicaremos paso a paso 5 tips para llevar a cabo la limpieza auricular de tu gato.

1.Crea un buen ambiente

Es muy importante que tu gato no perciba esta rutina como algo negativo, por ello debes premiarle y crear una atmósfera antiestrés. Tu felino debe estar relajado, si se altera es preferible parar e intentarlo cuando esté más calmado.

2.Examinar el oído

Primero, tendremos que examinar la parte externa del oído, concretamente la pinna. La pinna es la bolsita situada en la parte externa de la oreja, si está cubierta de pelo y tiene un tono rosado entonces estará en buen estado. Una vez examinada la parte externa habrá que fijarse en el interior, doblando suavemente la oreja de nuestro gato para poder tener una buena visión. Si su canal auditivo es también de color rosado y no contiene cera, o muy poca, entonces estará en buen estado. Sí, por otro lado, hay un exceso de cerumen y un olor extraño deberemos acudir a un veterinario.

3.Aplicar la solución ótica

Aplicamos la solución ótica limpiadora siguiendo las pautas del veterinario o las instrucciones del producto. Dejamos caer la cantidad necesaria para llenar el conducto según su capacidad y realizamos un suave masaje en la base de la oreja durante unos segundos para permitir la correcta distribución del producto. Una vez acabado el masaje, deja que tu felino sacuda su cabeza para aliviarse y contribuir a la expulsión de las secreciones del conducto auditivo.

4.Retirar cera y residuos con una gasa

Una vez usado el limpiador, introduciremos una gasa limpia de forma suave en el oído del gato. Hasta donde nuestro dedo llegue y sin forzar la introducción. Realizaremos movimientos rotatorios para impedir la acumulaciónn de residuos.

No se recomienda usar bastoncillos en este proceso, ya que pueden empujar el cerumen hacia el interior y provocar daños en el oído de tu gato.

5.Premia a tu peludo

Para que tu mascota tenga una experiencia más positiva prémiale después del proceso de limpieza. Puedes darle chuches, unas caricias o jugar con él. Es importante premiarles, sobre todo en las primeras limpiezas, para acostumbrarlos desde pequeños y facilitar que las siguientes sean menos complicadas.

¡Te animamos a que descubras nuestra gama de productos para el cuidado de la salud ótica!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba