¿Cómo detectar posibles lesiones en mi mascota?

Detrás de todas las lesiones que podemos llegar a padecer durante nuestra vida hay una causa. En el caso de perros y gatos, hay ciertos aspectos que les predisponen a padecer dichas lesiones; la edad y el peso corporal son algunos de ellos.

Referente a la edad, cuanto más senior son, el desgaste de las articulaciones es mayor y eso se puede llegar a traducir en más facilidad para padecer problemas y lesiones articulares. En cuanto al peso corporal, aquellos con sobrepeso tienen más posibilidades de desarrollar lesiones y/o alteraciones, ya que sus articulaciones deben hacer un sobresfuerzo para aguantar todo el peso corporal. En cambio, aquellas mascotas que se mantienen en su peso saludable, es más complicado que lleguen a padecer una lesión derivada de sobresfuerzos por su peso corporal.

¿Cuáles son los problemas articulares más comunes?

Son múltiples las causas y lesiones que puede padecer nuestra mascota. No obstante, las alteraciones más frecuentes son:

  • Displasia de cadera o codo: Normalmente la padecen los perros de razas grandes como por ejemplo el Labrador Retriever. Implica una formación anormal de la articulación de cadera que se transmite genéticamente.
  • Enfermedad articular degenerativa: Esta enfermedad produce una inflamación de las articulaciones y un dolor crónico. Es una de las causas más comunes de la cojera.
  • Osteocondrosis: La osteocondrosis es un defecto congénito que afecta al desarrollo del cartílago articular.

¿Cómo los podemos detectar?

Antes de que nuestra mascota desarrolle al completo la lesión, pueden aparecer signos que nos advierten de que está padeciendo alguna dolencia articular. Algunas señales pueden ser cambios en su comportamiento como que se retraiga cuando queramos acariciarlo, pérdida de apetito, nerviosismo e incluso que manifieste de manera persistente dolor, adoptando posturas diferentes a las de siempre para andar e incluso dormir, como cojera o una mayor sensibilidad en alguna articulación en concreto.

Es importante que cuando se detecta alguno de estos síntomas acudamos lo más pronto posible a nuestra clínica veterinaria de confianza para evitar que la lesión evolucione.

Debemos prestar especial atención para que nuestro mejor amigo no realice grandes esfuerzos, es decir, intentar adaptar los paseos, así como los esfuerzos físicos que pueda realizar durante el día. Puedes preguntar a tu veterinario cuales son los ejercicios que pueden ayudar a mejorar su lesión y qué acciones o movimientos debe evitar completamente.

Otra cuestión es tener un buen control de su peso corporal, como bien se ha citado anteriormente, ya que esto puede llegar a empeorar su lesión. Por ese motivo es muy importante garantizar que tengan una dieta equilibrada y adecuada a sus necesidades.

Hay que tener en cuenta que en ocasiones estas lesiones son de difícil solución. Sin embargo, además de una dieta equilibrada, podemos contar con alimentos complementarios que ayuden a que nuestros amigos la sobrelleven de la mejor manera posible.

Algunos de los nutrientes que podemos encontrar en estos alimentos complementarios son:

  • El ácido hialurónico: favorece la nutrición y lubricación del cartílago.
  • Colágeno hidrolizado: ayuda a la síntesis de colágeno en la articulación.
  • Glucosamina: aminoazúcar que ayuda al correcto funcionamiento de la articulación y a evitar su degradación.
  • Condroitina: favorece la nutrición y funcionalidad de las articulaciones.

 Si tenemos todas estas consideraciones en mente podremos ayudar a que nuestra mascota padezca menos lesiones o a poder detectarlo antes. ¡Presta atención a tu mascota, realiza revisiones anuales con tu veterinario de confianza y mantén el peso corporal a raya!

¡Te animamos a que descubras nuestra gama de productos de salud articular!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba