Artrosis felina: Diagnóstico y tratamiento

Con el paso de los años y el envejecimiento, es probable sufrir dolor articular a causa de la artrosis, una enfermedad degenerativa e irreversible que se produce cuando el cartílago de las articulaciones se desgasta provocando la pérdida de amortiguación. Esto provoca una fricción entre los huesos y aparece malestar y dolor, además de reducir la movilidad de la zona afectada.

Al igual que los humanos, los animales también pueden padecer esta enfermedad. En el caso de los gatos, por lo general, aparece en una edad avanzada y es muy difícil de detectar, ya que los felinos pocas veces muestran signos de dolor.

Por lo que para averiguar que están enfermos hay que prestar atención a cualquier mínimo cambio que se produzca en su rutina diaria, ya que, según estudios, el 90% de los gatos mayores de 12 años padecen esta enfermedad. En caso de notar alguna anomalía en nuestra mascota, es necesario acudir al veterinario para realizar varias pruebas como las radiografías o los análisis sanguíneos para descartar otro tipo de patologías y seguir un tratamiento adecuado para mejorar la calidad de vida del animal.

¿Qué factores favorecen la artrosis?

Algunos factores que pueden contribuir al desarrollo de artrosis son:

  • Genética: existen algunas razas que es más probable que padezcan artrosis, como, por ejemplo, los gatos Maine Coon, los Scottish Fold y los Burmeses.
  • Traumatismos: como las fracturas, dislocaciones, caídas en una mala posición…
  • Obesidad: no es una causa directa, pero la agrava
  • Sobrecarga: al realizar demasiado ejercicio
  • Malformaciones de las articulaciones
  • Inflamación de las articulaciones debido a infecciones
¿Cuáles son los síntomas?

A pesar de que sea una enfermedad difícil de detectar en los gatos, existen algunos indicadores que nos mostrarán si nuestro gato tiene síntomas artrosis:

  • Rigidez en las extremidades: por ejemplo, si el animal se levanta de su descanso, desaparece tras caminar un rato, etc.
  • Pérdida del apetito
  • Reducen su actividad: así como la interacción con los miembros de la familia
  • Dificultad al realizar movimientos: a tu felino le dificultará poder saltar desde grandes alturas, sentarse, estirarse, etc.
  • Pérdida de masa muscular
  • Cambios de comportamiento: interactúa menos con nosotros y con otras mascotas, duerme en lugares nuevos de acceso más fácil, se acicala menos…
  • Eliminación inadecuada: en algunos casos, el animal puede defecar fuera de la caja de arena a causa de la dificultad de entrar en ella.
¿Cuál es el tratamiento?

A diferencia de otras enfermedades, la artrosis es una patología degenerativa e irreversible que no se resuelve con rapidez, sino que requiere de un tratamiento de larga duración que puede aliviar los síntomas para que nuestro gato padezca lo más mínimo. Para tratar la artrosis podemos recurrir a:

  • Adaptar el hogar para hacerlo más cómodo y confortable para nuestra mascota
  • Realizar cambios en el manejo del gato
  • Evitar la obesidad, ya que agrava la artrosis
  • Seguir una dieta equilibrada.
  • Realizar algún tipo de ejercicio de forma regular
  • Evitar lugares fríos
  • Acupuntura y masajes aplicados por especialistas
  • Tratamientos médicos a base de medicamentos, si así lo indica el veterinario

Tomando consciencia de esta enfermedad y siguiendo estos consejos, podrás contribuir en el bienestar articular de tu mascota intentando que tenga la mejor calidad de vida posible. Además, es importante utilizar correctamente complementos alimenticios que aporten los nutrientes necesarios.

¡Atrévete a descubrir nuestra gama de productos de salud articular para tu bigotudo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba