3+1 tips para cuidar los oídos de tu perro

Tiempo de lectura: 3 minutos

Una buena higiene es esencial para la salud y el bienestar de nuestros perros y entre estas rutinas de limpieza debemos tener muy en cuenta sus oídos. Las orejas de los perros son una de las partes más delicadas e importantes de su cuerpo y deben ser revisadas de manera regular a lo largo de toda su vida.

¿Por qué es importante una frecuente limpieza de oídos?

Los oídos son esenciales para recibir estímulos y socializarse con el entorno, y para ello una correcta higiene puede ayudar a nuestros peludos a preservar su calidad de vida.

La limpieza ótica es una parte fundamental de la higiene canina porque mantiene a nuestros amiguitos lejos de las infecciones y enfermedades perjudiciales, por eso es importante revisar las orejas mínimo una vez por semana. Con estas revisiones periódicas, será menos frecuente la proliferación de las bacterias que se encuentran de forma natural en sus oídos, y, por tanto, ayudará también a prevenir la otitis, entre otras patologías.

Debemos tener en cuenta realizar esta limpieza con mucho cuidado para no dañar el oído interno de nuestro perro. También influirá la raza y la forma de las orejas, ya que razas como el Basset Hound o Cocker son más propensos a parásitos y acumular suciedad debido a su conducto auditivo más cerrado.

En este artículo vamos a explicarte los 3+1 tips básicos y muy fáciles para cuidar correctamente los oídos de tu perro:

Antes que nada, recuerda atemperar la solución limpiadora a 25º-30º (temperatura ambiente) para que nuestro perro no sienta la solución muy fría y le pueda molestar y espantar. Busca un lugar tranquilo y relajado para que el animal se sienta cómodo.

1. Utiliza gasas para limpiar

Tanto para la parte exterior como interior, utilizaremos una gasa impregnada de la solución limpiadora para cada oreja que revisemos. ¡Muy importante! No utilizar la misma gasa para los dos oídos, ya que si en alguna padece alguna infección la pasaremos a la otra. En el caso de la parte exterior, levantaremos la oreja y la limpiaremos realizando pequeños círculos; en el caso de la parte interior del oído, primero dejaremos caer unas gotas dentro del canal auditivo y seguidamente limpiaremos con la gasa limpia enrollada en nuestro dedo, con mucho cuidado y suavidad para evitar causarle cualquier molestia a nuestra mascota.

2. Aplica una solución ótica no ototóxica en el oído de tu perro

Coloca con cuidado el borde del dispensador de la botella directamente en la abertura del oído de tu perro. Este tipo de soluciones, vienen con un aplicador que permite llenar de una manera más sencilla la parte interna de la oreja. O, si lo prefieres, puedes llenar una jeringa para aplicar la solución, limpiándola de un oído a otro.

¡Atención! No usar bastoncillos para llegar a esta zona más interna del oído, podemos provocarle daños y desprender pequeñas fibras dentro del oído.

3. Masajea el oído de tu amiguito

Masajea el oído de tu perro mientras sostienes su oreja para descomponer los restos de suciedad y conseguir que el líquido de la solución ótica penetre en el canal auditivo y haga efecto.

4. El secado también es muy importante

Una vez hemos realizado la limpieza de los oídos de nuestro perro, es de vital importancia secar bien las orejas, para evitar la presencia de posibles bacterias o cuerpos extraños que provoquen una infección.

Siempre puedes terminar dándole un pequeño premio para que esta rutina le sea agradable.

En todo caso, es muy importante acudir al veterinario para que sea el profesional quién te indique cómo limpiar correctamente los oídos de tu peludo, te recomiende la solución ótica adecuada y te diga con qué frecuencia repetir la rutina de higiene ótica.

¡No te pierdas en nuestra web las soluciones óticas que podrán ayudarle con la limpieza de los oídos de tu mascota!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba